Incidente ocurrió en horas de la tarde luego de concurrir al lugar de votación

El alcalde Osvaldo Delgado arrasó en la votación municipal de Tierra Amarilla con 2.748 votos. Al conocer el resultado concurrió a la escuela Víctor Sánchez Cabañas, el local de sufragios para saludar a sus adherentes. Sin embargo, debió retirarse con ayuda de la fuerza pública debido a que a la salida del local lo insultaron e intentaron agredirlo físicamente. En el patio del recinto fue felicitado por sus adherentes y agradeció a las familias que lo apoyaron, además anunció una cena para el viernes. Finalizó su discurso pidiendo «no más femicidios porque la mujer la lleva alrededor de todo el país». Sin embargo, mientras se disponía a salir del local, un grupo de personas comenzó a gritarle insultos e intentaron agredirlo, por ello sus adherentes debieron protegerlo.

Los militares trataron de controlar la situación, mientras que Carabineros de Fuerzas Especiales, en las afueras del lugar, también procedieron a formar parte del operativo. Esta no fue la única situación que debió enfrentar Delgado en los comicios, ya que alrededor de las 12 horas de ayer votó en el lugar y tras conversar con la prensa fue increpado por dos mujeres, por lo que se fue con sus adherentes. Una vez que confirmó su victoria el edil publicó en su Facebook: «me embarga la alegría y la satisfacción de ver nuestro objetivo logrado, pero nada de esto hubiera sido posible sin el apoyo de todos los que de alguna u otra forma se involucraron en nuestra gestión y campaña».

LA DISCUSIÓN 

En el proceso de sufragio en Tierra Amarilla una persona fue detenida por Carabineros, debido a que una votante sostuvo que un funcionario municipal la habría agredido luego que ella ingresó a una oficina que decía «encargado de elecciones». Indicó que ella estaba caminando por el segundo piso del recinto cuando se percató del cartel, lo que le causó curiosidad, pero en el interior había solo funcionarios municipales. «Él me tiró el brazo y no me quería entregar el celular, estaban revisando unas listas. Tengo derecho a hacer la denuncia como una ciudadana», señaló Yoscelin Vergara.

Este hecho ocasionó que llegaran militares y la afectada interpuso la denuncia por la agresión, mientras que el supuesto autor del hecho fue detenido. Sin embargo, los otros funcionarios municipales continuaban en el lugar y hubo cuestionamientos del rol que cumplían en ese edificio. Fue así como en varias ocasiones hubo discusiones, ya que los adherentes de otras candidaturas no vieron con buenos ojos esta oficina. Hugo Salinas, apoderado general del Partido Comunista, manifestó que «preguntamos al Servel por qué había una oficina municipal en el segundo piso, nos respondieron que ellos como municipio tenían que hacerse cargo respecto a si faltan sillas de ruedas, materiales, pero entramos acá y hay apoderados de mesa que son todos de Delgado. Encontramos dos mesas llenas de funcionarios municipales».

Respecto a la oficina, Carlos Ureta, delegado electoral manifestó que «hubo acusaciones cruzadas de gente de un candidato con respecto a las instalaciones que ocupa el municipio para efectos de las elecciones. Eran acusaciones de agresiones, insultos, que estaban con conductas indebidas. Llegó el momento en que se tuvo que parcialmente restringir el acceso de las personas al colegio e invitar salir a aquellas que habían sufragado a abandonarlo. Esto se prolongó desde las 17:45 y las 18:15 horas».

En esa instancia las Fuerzas Armadas debieron apoyar la situación ya que «hubo un momento complejo en cuanto a que querían agredirse unos a otros», dijo Ureta. Finalmente tras conversar, ambas partes accedieron bajo concesiones recíprocas y según comentó abandonaron el lugar quienes habían sufragado y volvió el orden al recinto.

Ureta agregó que «en las elecciones, el municipio tiene que disponer de una persona o esta persona con asesores, las cuales tienen que asistir, y a las Fuerzas Armadas, en el ejercicio de las votaciones. Efectivamente, estaba con un cartel que decía encargado de elecciones, lo que se me informó al final del día, acá el único encargado de las elecciones que no es el nombre que corresponde, soy yo, el delegado electoral», concluyó. Los antecedentes del hecho están en la Junta Electoral

.

.

. Fuente: Diario Atacama