MALESTAR. Acusan que el agua estancada desde el aluvión de mayo se vertió en el parque aledaño, sin eliminar de raíz el foco infeccioso.

La piscina municipal de Tierra Amarilla protagoniza un nuevo problema con los vecinos del sector. Si bien se evacuó el agua que se encontraba estancada desde el aluvión que afectó a la zona el 13 de mayo, los residentes reclaman que ese contenido se vertió en el parque aledaño a la piscina.

“Está limpia la piscina, el problema es que se está tirando toda la contaminación al lado, al parque. Al final el barro y el olor igual nos llega a nosotros. La idea era que se hiciera un trabajo como correspondía con camiones aljibes que sacaran el barro, no sirve de nada que hagan un trabajo así”, comentó el presidente de la junta de vecinos de Villa Estadio, Juan Cortés.

La Villa Estadio se encuentra frente a la piscina municipal, y Juan Cortés en representación de sus vecinos, señala que el motivo del malestar es porque se mantiene “un foco infeccioso en el sector”.

Además, la preocupación radica en que “tenemos más de 200 niños en la villa y a veces, como no hay canchas cerca, juegan a la orilla del parque, donde está el barro”, comentó Cortés. Hecho que se potencia ya que no existe un cierre perimetral en una parte del recinto.

El dirigente vecinal indicó que han realizado el reclamo en la municipalidad de Tierra Amarilla respecto a este tema, pero no han obtenido respuesta. “Hemos tenido reuniones con los vecinos, pero ya están cansados, estamos esperando que aparezca el alcalde nuevo para conversar con él, porque no se ve ningún resultado. Como no hay alcalde, no hay nadie que pueda hacerse responsable”.

MUNICIPIO

Este medio intento comunicarse con la municipalidad de Tierra Amarilla para aclarar la situación, conocer el trabajo que se ha hecho y qué están realizando en el recinto. Sin embargo, no se obtuvo respuesta hasta el cierre de esta edición.

Durante la semana del 25 de julio la municipalidad de Tierra Amarilla comenzó los trabajos de limpieza en la piscina municipal, la cual se encontraba con agua estancada desde el aluvión que afectó a la zona el pasado 13 de mayo. El reclamo de los vecinos en esa oportunidad se había realizado por los malos olores y presencia de mosquitos.

.

Fuente: Diario Atacama / Daniela Munizaga