Esto para la localidad de Nantoco. Plan de regularización presenta retraso.
.

«No pueden postular a subsidios». Esta ha sido la explicación que dio el Gobierno respecto a las dificultades que ha tenido el plan para eliminar los barrios de emergencia de la región. El problema se basa en que gran parte de los habitantes de estos asentamientos no son afectados de los aluviones de 2015 y por eso se inició la gestión con Candelaria para tratar de dar una solución habitacional al barrio de Nantoco en Tierra Amarilla.

El intendente de Atacama, Francisco Sánchez indicó que sostuvo una reunión con el alcalde de Tierra Amarilla, Mario Morales, y el presidente de Minera Candelaria para que se realizaran trabajos de mejoramiento urbano.

«En este sentido, la compañía se ofreció para aportar maquinarias para trabajar en la limpieza de la comuna, siempre y cuando se capacitara gente para las operaciones. Otro de los temas que se planteó fue que Candelaria nos ayudaría con todas aquellas familias que no califiquen para la casa definitiva, por lo que ellos se encargarían de comprar las casas de estas personas y nosotros, como Gobierno Regional, nos ocuparemos del traslado y relocalización», detalló la autoridad.

Por su parte, Edwin Hidalgo, gerente de Comunicaciones y Asuntos Públicos afirmó que «efectivamente nuestra compañía se reunió con el señor intendente y otros personeros para tratar estas necesidades de la comuna y sus posibles soluciones en las que minera Candelaria pueda colaborar».

BARRIOS
Respecto al avance del plan de los barrios de emergencia, desde el Gobierno indicaron que se realiza «un trabajo muy minucioso con las familias», ya que muchas de las familias afectadas por el aluvión no cuentan con la condición de hábil para el Serviu, lo cual los imposibilita a postular a subsidios habitacional por la vía regular, debido a esto se está buscando la mejor estrategia de trabajo que favorezca todos los integrantes de los respectivos barrios transitorios de Emergencia.

Según el plan original presentado en julio, los barrios de Chañaral y El Salado deberían estar cerrados. La autoridad puntualizó sobre el retraso que están trabajando con las personas que no pueden obtener un subsidio.

En los barrios transitorios de emergencia El Salado y 26 de octubre van quedando 36 familias con la cuales se está trabajando caso a caso para darles una solución, debido a esto es que no se ha podido llevar a cabo el cierre de los barrios en su totalidad. Con respecto a los terrenos ambos se deben entregar a sus propietarios respectivamente, como es Serviu en el caso de 26 de Octubre y Bienes Nacionales El Salado.

El intendente enfatizó que «sin duda se ha avanzado bastante respecto a nuevos catastros y diagnósticos de los Barrios, conociendo en la actualidad la realidad de cada una de las familias que residen en ellos y buscando proyectar un trabajo en conjunto, para concretar una solución habitacional real, ojalá para cada una de las familias».

Cabe señalar que actualmente los barrios siguen siendo administrados por las respectivas gobernaciones provinciales de la región.

En cuanto a nuevos asentamientos o usuarios en los barrios, Sánchez puntualizó que «en el presente año no tenemos en su generalidad, presentándose casos muy puntuales de reasignación de viviendas. Que esperamos no sea la dinámica de trabajo ya que como Gobierno queremos otorgar la posibilidad a las familias de obtener una solución habitacional y para eso necesitamos trabajar con una cantidad determinadas de familias que no vaya incrementándose».

La máxima autoridad regional aprovechó para criticar que «las malas decisiones del gobierno anterior con la intervención de estos barrios, han generado traspasar al actual gobierno deudas millonarias, casi imposibles de financiar, centrando estos resultados en un trabajo poco responsables y faltos de profesionalismo».

«Las malas decisiones del gobierno anterior con la intervención de estos barrios, han generado traspasar al actual gobierno deudas millonarias» Francisco Sánchez, Intendente de Atacama

ANTECEDENTES
El costo de las obras de cierre de los barrios de emergencia de Chañaral y El Salado corresponde a $236 millones para el cierre perimetral de los terrenos.

A junio un total de 483 familias vivían en cinco barrios de emergencias creados luego de los aluviones afectaron a la región de Atacama el 25 de marzo de 2015.

.

Fuente: Diario Atacama / Alejandro Núñez