Pese a la explicación del Departamento Jurídico, los concejales no avalaron la continuidad del edil (s).
.

En un «acalorado» Concejo Municipal en Tierra Amarilla, donde hubo gritos, aplausos y abucheos por parte de los asistentes, se reafirmó la continuidad de Mario Morales en el cargo de alcalde suplente de la comuna. Decisión respaldada por el Departamento Jurídico del municipio, ente que sustentó la permanencia del edil, avalándose en la ley 18.695, que en su artículo 62 establece que el alcalde suplente permanecerá en el cargo hasta que el edil titular pueda volver a asumir el cargo.

No obstante, pese a que los concejales acataron la explicación, se mostraron disconformes ya que a su juicio se pasó por alto el actuar «de buena fe». Pues previamente a votar por Morales como edil suplente, se había acordado de palabra que su permanencia en el cargo sería por 700 días, mientras Delgado cumplía la condena por injurias y calumnias con publicidad contra el profesor Jorge Castro Gallinato.

Durante este lapso se iniciaron otras investigaciones en contra de Delgado, lo que no le ha permitido retornar a sus funciones.

DESCARGOS
Sobre la continuidad del edil suplente, la concejala Liliana Cortés, quien desde un principio se mostró contraria a que Morales asumiera el cargo, manifestó que «se ha puesto en discusión el acuerdo que se tomó el año pasado sobre los 700 días, que no quedó estipulado pero está sobre la base de una resolución judicial. La Unidad Jurídica lo ha puesto como un camino viable para la continuidad del alcalde suplente, y a mí no me parece correcto».

Además que «han emitido un documento a la Contraloría Regional y no da una respuesta concreta, formal. Me parece que mientras no tengamos nada formal el alcalde suplente debe dejar el cargo porque cumplió los 700 días, el ahora alcalde titular debe volver a ser concejal y lo que corresponde que un funcionario jerárquico asuma la suplencia hasta que el Tribunal Electoral Regional (TER) nos informe lo contrario».

Por su parte, el concejal Boris Pérez, enfatizó que «la claridad de los 700 días siempre se mantuvo desde el momento en que se hicieron las votaciones, y más que nada hace dos concejos se aclaró que había una votación porque la continuidad del alcalde era por 700 días (…) Contraloría no ha emitido un juicio respecto a la consulta que se hizo por parte del Departamento Jurídico de la Municipalidad. Por eso no tenemos clara la continuidad del alcalde suplente, a nivel personal creo que independiente de la persona que siga al mando de la comuna, hay que actuar de buena fe».

Mientras que el par de Pérez en el Concejo Municipal, Cristóbal Zúñiga, apuntó a la «falta de profesionalismo» de la administración municipal, por «no orientarnos que este acuerdo iba a quedar abierto para futuras suspensiones, en ese momento solo había una suspensión. Más allá de la reelección del alcalde suplente, no hay ninguna aspiración de que salga alguien más. Me gusta que se respeten los acuerdos que uno realiza en el Concejo, si no cumplimos nuestra palabra ya no nos queda nada».

A su vez, el concejal Patricio Morales, hermano de Mario Morales, declaró que en este caso «la Contraloría General de la República debe pronunciarse y otros organismos como el TER, para ver si hay una continuidad o hay una nueva votación. El Departamento Jurídico ha dejado claro que el alcalde suspendido sigue con una acusación y tiene una incapacidad temporal, pero queremos un pronunciamiento más contundente».

MUNICIPIO
Desde el municipio de Tierra Amarilla, el propio Mario Morales se refirió a su continuidad como edil (s) declarando que «aquí ha pasado un tema netamente de desinformación(…) Cuando juré el 5 de diciembre del 2016 me comprometí a basarme en las leyes, no por gusto de uno. Si la ley lo hubiese dicho, el mismo día hubiera abandonado el cargo. La ley es precisa, la suplencia continúa hasta que el alcalde titular es condenado, y el alcalde titular no es condenado, todavía puede regresar».

En cuanto a si la desaprobación de su continuidad en el cargo por parte de los concejales se debe a la no aclaración del plazo de tiempo o si responde a otros motivos, Morales señaló que «creo que aquí predomina el legítimo derecho de querer ser alcalde, creo que aquí ambiciones de carácter personal están por sobre la objetividad de lo que se ha hecho y lo que se ha continuado haciendo», concluyó la autoridad.

«La claridad de los 700 días siempre se mantuvo desde el momento en que hicieron las votaciones, y más que nada hace dos concejos se aclaró que había una votación» Boris Pérez, Concejal de Tierra Amarilla

«Cuando juré el 5 de diciembre del 2016 me comprometí a basarme en las leyes, no por gusto de uno. Si la ley lo hubiese dicho, el mismo día hubiera abandonado el cargo» Mario Morales, Alcalde (s) de Tierra Amarilla

.

Fuente: Diario Atacama / Rodrigo Moreno Valera