PATRIMONIO. La Fundación Procultura restauró 30 fachadas de la comuna. Mañana culminará el proceso de esta iniciativa, con una ceremonia que se celebrará en el frontis de la iglesia Nuestra Señora de Loreto.

“Se trata de ir reactivando la vida cotidiana de Tierra Amarilla”, comentó Agnes Dransteld, directora de la Fundación Procultura, quien en compañía de un gran equipo, trabajó arduamente en el proyecto de restauración de 30 fachadas dañadas por los aluviones que sufrió la comuna en 2015 y 2017.

El proyecto se guío en el objetivo de cambiar la cara de la Avenida Miguel Lemeur, con la esperanza de recomponer parte del espíritu de los tierramarillanos. Estos avances serán celebrados por autoridades, trabajadores, dueños de las viviendas y vecinos del sector, en un encuentro abierto a la comunidad.

La ceremonia se realizará mañana a las 18 horas, en el Frontis de la iglesia Nuestra Señora de Loreto, donde se dará el termino oficial al trabajo, que contó el apoyo de la Minera Candelaria, a través del Plan de Donaciones Culturales y la Municipalidad de Tierra Amarilla.

PROCULTURA
La Fundación Procultura es una institución sin fines de lucro, que desde el 2010 ha potenciado el patrimonio cultural y natural con la convicción de brindar un apoyo al desarrollo sostenible. De esta forma, a través de diversos proyectos buscan poner en valor la identidad cultural, con la conservación y restauración de bienes tradiciones en diversas regiones del país como Valparaíso, Atacama, Los Lagos, Magallanes y Antártica Chilena.

En Atacama , la fundación se ha focalizado en el trabajo en Tierra Amarilla, donde lograron la restauración de fachadas de las casas, iniciativa que fue aplaudida por autoridades y vecinos, quienes han visto un gran cambio en la calle principal de su localidad.

RESTAURACIÓN 
El proyecto logró restaurar un total de 30 fachadas, entra las que se encontraban casas familiares y centros comerciales. Este desafió contó con el trabajo de 85 personas dirigidos por la Fundación Procultura.

Agnes Dransteld, la directora de esta agrupación, realizó sus primeros acercamientos con la comuna en el proyecto de recopilación de antecedentes para la restauración de las iglesias patrimoniales de Atacama y la recopilación de patrimonio intangible, como cuentos, historias y fotografías antiguas de la zona.

En base a este trabajo decidió que era el momento para llevar a cabo un “proyecto físico que se plasmará en la cara de la ciudad de Tierra Amarilla”, explicó la directora. Dransteld añadió que el interés por trabajar en esta zona esta guiado por la gran riqueza patrimonial del sector.

NUEVA CARA
Dentro del proceso, a los vecinos se les permitió elegir los colores de sus viviendas, los que en su mayor parte evocaron a los tonos de antaño, dando mayor realce a la antigüedad de las casas de la avenida.

“Toda mi vida he estado en la comuna y nunca vi un proyecto similar de restauración de las casas antiguas, además arreglaron las maderas que estaban malas, asimilaron los trabajos antiguos, fue todo con responsabilidad”, explicó Graciela Araya, beneficiada por la restauración de las fachadas.

La tierramarillana destacó el gran aporte social del proyecto “la calle principal con el ultimo aluvión fue afectada directamente, en el pueblo la calle principal son solo casas antiguas, es mucha gente adulta mayor que vive en las casonas. Para muchas personas remodelar sus casas, parar un muro, levantar las rejas es accesible, porque es personas que trabajan y están con dinero activo, pero en estas casonas en su mayor parte viven adultos mayores, que con suerte viven con su pensión entonces es súper complicado que eso se pidiera dar”, mencionó Araya, quien además agradeció la disposición e interés en el desarrollo de la restauración.

FUTUROS PROYECTOS
“A través del trabajo en Tierra Amarilla, nos hemos dado cuenta que en la región hay mucho que hacer por el lado patrimonial y cultural”, dijo Agnes, quien comentó que gracias al trabajo desarrollado en la comuna y el apoyo tanto del municipio como del sector privado, se abrió una puerta, para poder ejecutar futuros proyectos en la región.

“Para muchas personas remodelar sus casas, parar un muro, levantar las rejas es accesible, porque son personas que trabajan y están con dinero activo, pero en estas casonas en su mayor parte viven adultos mayores, que con suerte viven con su pensión entonces es súper complicado que eso se pidiera dar”  Graciela Araya, beneficiaria del proyecto”

 

30 fachadas fueron restauradas en Tierra Amarilla

4 meses demoró el proyecto de cambio de fachadas

.

Fuente: Diario Atacama / Nicolle Vivanco