INVESTIGACIÓN. El Hallazgo fue realizado por trabajadores locales en 2016. Con el estudio podrán determinar cambios en los modos de vida antes y durante la dominación incaica.

.

Se realizó una tomografía computarizada a las momias de tres párvulos encontradas el 2016 en el sitio arqueológico Iglesia Colorada, comuna de Tierra Amarilla, adscrito a la cultura Copiapó, de más de 500 años de antigüedad. El trabajo forma parte de un proyecto Fondecyt y es liderado por el curador del Área de Antropología del Museo Nacional de Historia Natural (MNHN), el arqueólogo Francisco Garrido.

Iglesia colorada se encuentra ubicada a unos 120 kilómetros al interior de Copiapó, en la comuna de Tierra Amarilla. Este fue uno de los poblados prehispánicos más grandes del valle donde se asentó la población de la cultura Copiapó, que pasó a ser parte de la ocupación incaica en la región. El sitio fue ocupado desde aproximadamente el año 1000 d.C. hasta la conquista hispana.

Los restos momificados fueron rescatados por la Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medioambiente y Patrimonio Cultural (Bidema) de la PDI, tras ser hallados por trabajadores locales en tumbas ubicadas en la ladera del cerro. Los cuerpos fueron tratados por el Centro Nacional de Conservación y Restauración para su embalaje y preservación, siendo estas regresadas al Museo Regional de Atacama, donde forman parte hoy de su colección patrimonial.

“Dinámicas sociales en provincias imperiales: expansión Inca y respuesta de agentes locales en el Valle Copiapó” se titula el proyecto Fondecyt a cargo de Francisco Garrido, que es patrocinado por el Museo Nacional de Historia Natural y cuenta con el apoyo del Museo Regional de Atacama. Para llevar a cabo los objetivos del proyecto, el Centro Médico CEDIMED ha dispuesto sus equipos para realizar tomografías computarizadas a las tres momias y otros restos esqueletales.

El arqueólogo Francisco Garrido, apuntó que “este estudio permitirá determinar cambios en los modos de vida de las poblaciones del valle de Copiapó antes y durante la etapa de dominación incaica, y así de comprender si hay incremento de patologías, traumatismos y cambios en el patrón mortuorio”.

“Futuros análisis también aportarán información sobre cambios en la dieta y nos permitirán contar con fechados radiocarbónicos que nos sitúen con precisión la cronología de dichos hallazgos. Así se podrá interpretar mejor el impacto del imperio Inca sobre las poblaciones de sus provincias, viendo si hay una mejora o deterioro de su calidad de vida como producto del nuevo régimen sociopolítico al que fueron sujetos”, complementó Garrido.

Gracias a este análisis será posible caracterizar la edad de muerte y además obtener indicadores del modo de vida de los antiguos habitantes del valle de Copiapó. Después se llevará a cabo la datación por carbono 14 de aquellos individuos, para conocer en qué época vivieron. Esta investigación permitirá conocer y valorar el patrimonio cultural regional, incrementado el conocimiento de aquellos antiguos pobladores del valle.

.

Fuente: Soycopiapo.cl