PRODUCTIVIDAD. En tanto, la totalidad de las plazas en labores no calificadas serán ocupadas por trabajadores de Caldera, Copiapó, Chañaral y Tierra Amarilla.

Durante la jornada de ayer se realizó la firma del convenio para la contratación de mano de obra local para el proyecto “Planta Desalinizadora de Agua de Mar para la región de Atacama”, suscrito entre el Consorcio GS Inima- Claro Vicuña Valenzuela y los municipios de Caldera, Copiapó, Chañaral y Tierra Amarilla, y la empresa estatal Econssa como garante del acuerdo.

El acuerdo, que tiene por finalidad potenciar el desarrollo productivo de la zona, establece que la totalidad de la mano de obra no calificada a contratar debe pertenecer a la región, en porcentaje de 35% de personal de Caldera, 35% de Copiapó, 20% de Chañaral y 10% de Tierra Amarilla. Asimismo, determina que el 20% de la mano de obra calificada tiene que corresponder a personal de Atacama.

“El proyecto es muy necesario para asegurar la provisión de el recurso agua a gran parte de la población de la región. Hoy nos encontramos frente a la construcción de la primera planta desaladora del país hecha con recursos fiscales, que a partir del 2020, asegurará la provisión del recurso y la automotización del sistema, que ofrecerá seguridad en los casos de desastres o calamidades de tipo natural”, comentó Alexandra Núñez, intendenta de Atacama.

ALCALDES 
“Estamos contentos porque asegura la contratación de vecinos de nuestra comuna y genera bienestar en nuestra población, asegurando el consumo y calidad en el agua potable para los vecinos, que somos los que tenemos más problemas con la distribución del agua”, aseguró Raúl Salas, alcalde de Chañaral.

Asimismo, Mario Morales, edil de Tierra Amarilla, declaró que ” es muy importante para la región que está complicada en el ámbito de cesantía, especialmente mi comuna, porque mucha gente está desempleada. Esperamos que el convenio vaya a paliar esta situación porque los habitantes de la comuna lo necesitan”.

La proyección de la contratación directa de la iniciativa alcanza las 200 personas, durante el periodo peak de la obra, que puede extenderse por 8 meses. No obstante, está considerado que la contratación indirecta pueda duplicar la cifra de trabajadores.

“Porque también tenemos que pensar en el empleo de segunda fuente que se genera a partir de temas como el transporte, la alimentación, la hotelería, etcétera. Creemos que habrá un impulso importante para la región donde está situado el proyecto”, explicó Patricio Herrera, gerente general de Ecconsa.

Actualmente, en el sector de Punta de Zorro en Caldera donde estará situada la planta desaladora,se realiza la nivelación del terreno que fue entregado el pasado 2 de enero, para empezar la ejecución de la obra gruesa.

“Estamos realizando una explanación para poner nuestras instalaciones de faena. En el mes de febrero comenzaremos con el movimiento masivo de tierra y esperamos en marzo iniciar las obras marítimas”, afirmó Angel Achau, gerente general de GS Inima-CVV.

El proceso de la planta desalinizadora es a través de la eliminación de la sal de mar y posterior añadimiento de minerales, para la disposición del recurso hídrico para el consumo de las personas.

La obra captará el agua a través de una torreta que estará ubicada a 250 metros de la costa y 20 metros bajo el nivel del mar, desde donde el elemento será conducido por una tubería, hasta llegar a una planta elevadora y, finalmente, a la planta desalinizadora que efectúa el tratamiento para purificar el líquido.

.

Fuente: Diario Atacama / Valentina Olivares Licuime